Estás aqui:
  1. Inicio
  2. Arte y Cultura Digital
  3. arsVirtual
  4. Patrimonio Latinoamericano
  5. Catedral Metropolitana de México

Catedral Metropolitana de México

La Historia

Tras la conquista de Tenochtitlan en 1521, Hernán Cortés hizo construir una iglesia sobre el antiguo centro ceremonial azteca. Desde entonces, esta iglesia-catedral ha sido testigo de la historia de México: colonización, cristianización e independencia (1821).

La construcción de la catedral duró 240 años, desde 1573 a 1813. Es por ello que alberga diferentes estilos arquitectónicos y decorativos: herreriano, gótico, renacentista, neoclásico y barroco.

Las características del subsuelo sobre el que se asienta (la ciudad está situada sobre un lago) hicieron muy laboriosa su construcción y han provocado un desnivel que aún hoy se está corrigiendo.




El Coro

El coro es la parte del templo donde se reúne el clero para cantar los oficios divinos. El de la catedral metropolitana de México está dispuesto siguiendo el modelo de las catedrales españolas, en medio de la nave central, entre la puerta principal y el altar mayor.

Realizado bajo la dirección del artista Juan de Rojas, entre 1696 y 1697, en 1967 sufrió un incendio que lo dañó seriamente: la pintura del frontispicio, el coro alto, los órganos y el facistol.

La Sacristía

La sacristía es el lugar donde se visten los sacerdotes y guardan los objetos para el culto. Entre 1625 y 1641, la de la catedral de México funcionó como catedral provisional mientras se terminaba de construir la definitiva.

La sacristía, a través de sus representaciones artísticas, está dedicada en su totalidad a la Virgen María. Tanto las puertas como las seis obras pictóricas de su interior (de Cristóbal de Villalpando y Juan Correa) presentan conceptos relacionados con la exaltación de María.

Las Capillas

Según el DRAE, una capilla es un “edificio contiguo a una iglesia o parte integrante de ella, con altar y advocación particular”.

Son catorce las capillas existentes en la catedral de México, siete hacia el este y siete hacia el oeste. Fueron creadas por ciertas cofradías, gremios o donantes particulares para venerar a determinados santos y a la Virgen. Dotaban a las capillas de elementos decorativos y se encargaban de su mantenimiento.

Las Campanas

Las torres de la catedral tienen aproximadamente 62 metros de altura y sus remates tienen forma de campana.

Se cuenta que la primera campana de la catedral fue fundida de un cañón que Hernán Cortés cedió para ello, y que aún se conservan ocho campanas del campanario de la iglesia vieja, demolida en 1626. Con el tiempo, se fueron fundiendo otras campanas y, en la actualidad cuentan 34.

Unas conservan su nombre y su historia. Otras son anónimas y sus orígenes se han perdido en el tiempo.

La Cimentación

El hundimiento de la Ciudad de México, y con él el de la catedral, es un problema único debido a la naturaleza de su suelo, asentado sobre un lago. Ello ocasionó graves problemas a la construcción de la catedral, que se iba inclinando a medida que se iba edificando.

Un problema exclusivo que se ha resuelto con una solución exclusiva, inspirando a otros edificios como la Torre de Pisa.

El Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA), junto con otras instituciones como las facultades de Ingeniería y la Arquitectura de la Universidad de México, participan en el programa de Rehabilitación de la catedral metropolitana de la Ciudad de México.